El sabio y el pajarito

Había una vez un sabio maestro que tenía todas las respuestas a todas las preguntas…

Uno de sus alumnos lo quiso desafiar y quiso encontrar una pregunta a la cual su maestro no pudiera responder.

Un día el alumno  le dijo a uno de sus amigos que había encontrado tal pregunta.

  • Mira, voy a agarrar este pajarito y lo tendré entre mis manos; le voy a preguntar al maestro si el pajarito está vivo o muerto, si dice que está vivo lo voy a apretar hasta que muera y si dice que está muerto lo voy a dejar en libertad…

Así fue como al día siguiente el alumno le preguntó al maestro: Maestro este pajarito que tengo en mis manos ¿está vivo o muerto?

El sabio maestro mirándolo fijo  a  los ojos y con toda tranquilidad le respondió:

–       Estimado alumno, yo no sé si el pajarito está vivo o muerto, lo que si se es que “la respuesta está en tus manos”

Que gran enseñanza, creo que siempre  que tenemos un problema, la solución está en nuestras manos. Por qué no ver el problema como a ese pajarito, a veces es necesario apretarlo y otras es necesario dejarlo ir.

Los problemas siempre van a existir, no podemos pretender vivir sin problemas, ellos son parte de la vida, pero nosotros somos más inteligentes y tenemos la capacidad para solucionarlos, a veces no encontramos la solución en el momento pero si nos sentamos y respiramos hondo seguro que la encontraremos.

Anónimo

Deja un comentario

diecisiete − catorce =